lunes, 20 de enero de 2014

Misiva al nuevo ministro del trabajo, Dr. Jesús Martínez

Por Francisco Javier Sierra Corrales


Para decirte la vedad, no me alegré mucho cuando te nombraron ministro del trabajo, por parte del Presidente Maduro, aunque en el fondo me “entró un fresquito por dentro” ya que pensé que para ese cargo venía el nefasto y anti-obrero José Ramón Rivero, el que apaleó a los sidoristas para defender a la trasnacional “Ternium”; pero después me di cuenta que todos los candidatos de Nicolás, a ese ministerio (comenzando por el ya mencionado, y otros que están más arriba y son de más nivel que este, los verdaderos redactores de la LOTTT sindicalera y los asesores del ejecutivo, es decir, hoy por hoy aquellos del equipo de Nicolás en cuyas manos está el país y que reunían las condiciones para ese cargo) el más “presentable” eras tú debido a tu trayectoria bastante consecuente, aunque tengo tiempo que no te veo y no sé si la traición del chavismo te ha cooptado.


Quiero aclarar, en honor  a la verdad, aunque sé que eres del selecto grupo redactor de la LOTTT, sé que eres diferente y “no juegas en ese equipo” de “ginebristas” y “sabios laboralistas”, por ello no estás ni en la UCV ni en la UCAB y por el contrario estás en una universidad de trabajadores; pero de todo ese personal del entorno de Maduro, repito, eres el más presentable, ante los trabajadores.

Aunque tengo tiempo que no te veo, pero muy pronto sabré cómo estás, por supuesto desde el punto de vista ideológico, de ideología de transformación del mundo por una comuna de igualdad, justicia y libertad, porque los hombres se conocen es por los hechos, como dijo Santiago Apóstol de España, hermano carnal menor  de Jesús de Nazaret e hijo de María de Jericó y José el Carpintero “Muéstrame tu Fe, Por Tus Obras”; “Las Obras Miden el Grado de La Fe”. Pero espero que estés bien y ahora voy a entrar en el motivo de esta carta cual es darte unas sugerencias o petitorios en acción de gracias.

SÉ QUE NO ES MUCHO LO QUE PUEDES HACER COMO MINISTRO, PERO UN GRANITO DE ARENA TUYO ES IMPORTANTE.

Un ministro de trabajo es muy poco lo que puede hacer puesto que las políticas generales las marca el presidente y si es de los presidentes que está en la ruta de adquirir compromisos con una oposición de ultra-derecha, las limitantes tuyas son mayores aún, a las de un ministro normal, por lo que tienes que sobreponerte para que no salgas “quemado” del ministerio.

Debes saber que el neoliberalismo, es la barbarie de la que nos habló Rosa Luxemburgo, como no hubo el comunismo mundial, la humanidad retrocedió y se instauró la barbarie y ella es el neoliberalismo, ni las recomendaciones de Marx, ni las de Lenin ni las de Trotsky son eficaces para combatirlo, se requiere imaginación, creatividad y sobre todo mucho sacrificio y guáramo, por ejemplo el mundo del trabajo que era contiguo al proceso de industrialización, la parte más progresista del capitalismo y de la producción en general ha quedado desplazada y eliminada por el capital más parasitario, codicioso y guerrerista como es el financiero, la financierización típica del neoliberalismo hace a los ricos menos y más ricos y a los pobres en mayor cantidad y más pobres.

Lo anterior implica que tú desde el Ministerio del Trabajo -y propóntelo como un ministerio real, de obra, de acción de gracia para el colectivo- fundándote en la constitución puedes impulsar a las Empresas de Producción Social (EPS), en donde prevalezca el factor trabajo y se tienda hacia la tenologización del trabajador de manera que se horizontalice y colectivice; la universidad de la cual tú eres Rector tiene magníficos trabajos al respecto sobre todo con respecto a la autogestión y la cogestión, ambas de rango constitucional, lo que hemos denominado “control obrero”. Muy rechazado y más que todo saboteado por los ginebristas que son de corte socialdemócratas y los sindicaleros, principal aliado y fuerza de choque del capital financiero, parasitario neoliberal.

Igual que la figura vigentísima, en Nuestramérica a raíz del colapso neoliberal, específicamente después del Argentinazo en el 2001, como son “Las Tomas de Fabricas por los Trabajadores” que la LOTTT de corte sindicalera reguló muy escuetamente, como un saludo a la bandera, al igual que los consejos de trabajadores que dejo para un después de nunca jamás.

Meta tuya, porque yo sé que eso no depende de ti, pudiera ser impulsar un movimiento económico-político-laboral con una ley de propuesta como pendón, que regule las empresas de producción social, la autogestión y la cogestión tanto en las empresas tomadas por los trabajadores, como empresas nuevas creadas con financiamiento de la banca pública (Que en estos casos no debe cobrar intereses) y asesoramiento tecnológico de universidades de trabajadores como la tuya o empresas cogestionadas con los trabajadores que sean del estado, regidas por el principio del “control obrero”.

Proponte hacer un censo de desempleo y sub-empleo con fines tanto de ir creando las empresas de producción social, las autogestionarias y cogestionarías como el subsidio directo al desempleo, que repito, para ello debes tener un censo real y no de cifras maquilladas como las que da el INE. El subsidio al desempleo es un acto de justicia social y es el preludio a la “Renta Básica” que es la repartición de la utilidad social entre todo el colectivo social, y esto es de la naturaleza del comunismo, pero el preludio a esta renta básica, repito, es el subsidio al desempleo progresivo. Por ello me dio bastante rabia cuando en Cuba, recientemente con las reformas de corte neoliberal que está haciendo Raúl Castro, echaron para la calle a 500.000 personas que tenían un empleo subsidiado; y todavía dicen los Castros que Cuba no regresara al capitalismo, será que piensan que nosotros los revolucionarios críticos no tenemos dos dedos de frente para darnos cuenta la involución al capitalismo salvaje.

Evidentemente que el hombre grande, y que cada día se agiganta mas era el Che Guevara y no los Castros, quienes en sus días le entregaron el país a la burocracia soviética.

Todo lo anteriormente dicho, son cosas que estamos claros que no dependen de ti, pero es mucho lo que tú puedes ayudar sirviendo de pivote ideológico, de apoyo logístico y técnico, de redactor de las leyes de movilizador de las masas de orientación política y sindical, etc.

LO QUE SÍ PUEDES HACER EN LO INMEDIATO

La Ministra anterior, de corte neoliberal, ha sido de lo peor que ha pasado por el Ministerio, jamás los patrones tuvieron tanto poder dentro del ministerio del trabajo y jamás fueron tan complacido en todo en detrimento de los trabajadores, una “tecnoburocracia” se apoderó del ministerio; quien abandonó sus funciones constitucionales de ser los mediadores naturales entre los patronos y los trabajadores aparte que le corresponde ser guardianes de los derechos de los trabajadores protegidos en la carta magna, aparte de haber caído en una posición francamente violatoria al principio del indubio pro operario cambiado por el principio civilista y de corte neoliberal de “igualdad de las partes”  y en plena  revolución “bolivariana” y de paso “socialista”.

Tú puedes ordenar que las inspectoría intervenga en todos los conflictos del trabajo como mediador y no que se haga la vista gorda como aducían los inspectores cuando se les requería, manifestaban “Que ellos tenían órdenes de no participar en ningún conflicto laboral a menos que lo hubiesen hecho conforme a la ley”. Esta posición de carácter excesivamente formalista que dejaba (Y aun deja) desprotegido a los trabajadores a la merced de los patrones, tú la puedes romper ordenando a las inspectoría su intervención en la solución de los conflictos buscando una “la paz laboral”.

Por otro lado tú puedes ordenar que se cumpla el principio del indubio pro operario que es de rango constitucional con el fin de no dejar a los trabajadores desprotegidos.

Por otro lado la LOTTT, de una forma de política sindical tendenciosa, para favorecer y reforzar a la central socialista madurista, regresó al sindicalismo del año 36, en donde la única forma de organización permisible eran los sindicatos, en detrimento de organizaciones alternativas, que tu sabe muy bien que para nada son patronales porque tú tienes más de 40 años en la lucha político laboral y eres estudiosos del hecho trabajo desde la óptica revolucionaria y sabes que  que la mayoría de las instituciones del siglo XX colapsaron, perdieron el sentido para lo cual fueron creadas y se convirtieron en enemigo de la clase obrera y del pueblo al servicio de los patrones y del estado burgués, entre ellos la bendita “democracia”, los partidos políticos y los sindicatos, eso ha hecho que dentro del mundo laboral hayan insurgido múltiples tipos de organizaciones heterodoxas que buscan reemplazar a los sindicatos, lo cual es válido político y socialmente. La reforma de 1991 de Caldera permitió que grupos de trabajadores tuviesen legitimidad para actuar laboralmente con la misma legalidad de los sindicatos.

Por otro lado tanto las inspectorías como el CNE, me imagino que por recomendaciones de los “ginebristas” y socialdemócratas que tienen de asesores están utilizando las tácticas romuleras de los años 60-61 para acabar con los sindicatos rojos dentro de la CTV ilegalizándolos, retardándoles sus petitorios o declarándoselos sin lugar, a la par que facilitan la legalización de sindicatos paralelos afectos a la burocracia.

Lo anterior sería una prueba de fuego para ti y ahí veríamos si has cambiado o sigues siendo el mismo, porque tú como revolucionario sabes que los intereses de la clase, que son los intereses del socialismo, están por arriba de los intereses de partidos, parcialidades o gobiernos y sobre todo que en muchos casos es para favorecer a verdaderos sindicaleros mafiosos, pro-patronales.

Tu puedes ordenar que se le den trámites a todos esos petitorios y que en aquellos casos en donde manifiestamente exista paralelismo se convoque a un referéndum o que el CNE tramite raudamente los permisos que a veces son elecciones sindicales hechas en buena lid o nombramiento de comisiones electorales.

Todo esto último si esta en tus manos, tú puedes establecer una doctrina del trabajo sustentado en la constitución y puedes hacerlo ya.

Me despido de ti, esperando que estas recomendaciones no caigan en saco roto. De todas maneras dentro de un año, haré un balance de esta carta y los resultados entre lo que dije y lo que se ha hecho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario